Concepto

 

 

DELÍRIUM

¿Dónde  está la línea que separa la creatividad de la locura?

¿Dónde está la frontera?

¿Quién decide?

¿Quién la traza?

Orfeo es el personaje de la mitología griega, el cantor  dolorido, apenado y que en la más angustiada desolación  decide bajar  al reino de los muertos para rescatar a su amada esposa Eurídice, muerta a causa de la mordedura de una serpiente, es el dios Júpiter que pone condiciones y pruebas como precio por poder descender. Orfeo las supera con heroicidad y valentía consiguiendo regresar con vida de entre los muertos de donde ningún mortal había retornado jamás.

Al igual que Orfeo, yo artista, lunático, pintor, loco, héroe, bipolar…, desearía no sin temor, penetrar en el abismo de la locura, traspasar el mundo insondable de los misterios de la mente, de las  imágenes, del dolor, del miedo, sumergirme en lo irreal, dar un salto a lo inescrutable, abrir la puerta de la experiencia imaginada dejando atrás  la vivida.

Quisiera descubrir lo recóndito de la mente, robarle  yo ladrón, su criptica creatividad y  poder descifrar su sinsentido, su mensaje, acceder a los enigmas  sepultados en los lugares más recónditos, destruir y reconstruir lo racional, hablarle a la locura, reconducirla , desenmascarar vanidades, pasiones, sueños, alucinaciones, poner  y quitar, encontrar las voces que nunca se detienen, acariciar mis miedos, bailar con mi alma,  dar forma al sufrimiento,  al instinto, al deseo,  a la  pasión ,  a lo extraño,  a mis experiencias.

Poder huir luego, regresar triunfante como el héroe de entre los muertos, escapar y volver  del otro lado, del viaje insondable entre sensaciones confusas donde lo misterioso, la melancolía, la nostalgia, la desesperación, el azar, la belleza, lo onírico, la alucinación, el caos, la locura,  las luces y sombras, revelan su poder y te retienen.

Desearía   transportar todo ello a una nueva realidad, encontrar una salida  a la experiencia psicótica, construir un puente de plata, atravesarlo, escapar del abismo, salir ileso, y reconocerme de nuevo.

Descubrir la naturaleza creativa.
Es ahí, en lado oscuro donde la riqueza expresiva y la fuerza creadora  es ilimitada.
Es la suspensión del yo, la soledad, la desposesión de uno mismo, sin punto de origen, sin límite, sin fin, es la confusión de no saber quién eres realmente, donde te encuentras, y perdido acabas por  no saber cuál es tu lugar, incapaz de reconocer el presente, pasado, y  futuro,  pierdes la noción del tiempo no hay ahora, solo te queda un confuso momento.

Esta perspectiva romántica  no debe hacernos olvidar que  la enfermedad mental merece y debe ser tratada dentro de una rigurosa seriedad.

Como bien sabemos algunos enfermos mentales, han dado origen a obras de una infinita creatividad, y enorme riqueza plástica, el cerebro es inescrutable, no hay límites.
Pero el artista trabaja a diferencia del loco dentro de la racionalidad y cualquiera que sea el concepto que quiera expresar, invariablemente hay una persona que piensa  y decide. El arte necesita  de crítica y subjetividad, sino es así estaríamos efectivamente delante de una verdadera locura.

Es el artista  que debe traspasar límites, indagando, cuestionando, arriesgando, para poder llevar a cabo sus obras.

URBÓN

This post is also available in: Inglés, Catalán